Posteado por: ignaciopeman | octubre 14, 2011

Reseña Biográfica

Diego Valeri (Piove di Sacco, 25 gennaio 1887Roma, 27 novembre 1976) constituye posiblemente una excepción entre los poetas que escribieron con motivo de la primera guerra mundial pues, salvo error, todo parece indicar que no particiipó ni directa ni indirectamente en guerra. Diego Valeri  tenía 27 años cuando en el año 1914  finalizaba sus estudios de posgrado en la Sorbona de París   tras haber estudiado Literatura en Italia. A su regreso a Italia, cuentan  las crónicas  que trabajó  como profesor de italiano y latín en el Liceo, y se detienen en    su labor como traductor y en su vocación de poeta  y recogen sus publicaciones de los libros de poemas   Umana en el año 1916  y Crisalide  pubicado en 1919.

Carla Baroni en un comentario sobre La prima guerra mondiale nella voce dei poeti italiani  que aparece en la revista digital Spigoli&Culture http://spigolature.net/joomla/, lo califica omo poeta de guerra e  incluye, entre ellos,  el poema aquí traducido Croci di legno.

Tal es la intensidad que sugiere  Croci di legno que parece dificil hablerlo escrito sin un experiencia cercana al escenario  de guerra. Pero ante mis dudas Laura Zumin me envió este fragmento de una carta a un amigo de Diego Valeri extraída de su página oficial http://www.diegovaleri   que no deja lugar a dudas sobre su  vida al margen de la guerra yquizás con ello,  también confirma  la esencia de todo buen  poeta   no solo de ver lo imperceptible sino también  de sentir como propia la experiencia ajena. Así decía la carta :

 «Ebbene, caro Meriano, la guerra che noi intravediamo e sentiamo raccontare da chi torna è una cosa talmente grande e talmente semplice, che ci supera, ci travolge, ci sommerge tutti; abolisce d’un tratto tutte le nostre eleganti complicazioni spirituali – la nostra personalità, via! – e ci gonfia il cuore d’un sentimento solo: una enorme aspettativa silenziosa. Chi, in queste condizioni, s’attenta a scrivere della guerra, con qualche pretesa d’arte, se non è un imbecille che parla a vuoto, è certamente una vittima, più o meno volontaria e più o meno lodevole o compassionevole, del suo mestiere o della sua missione».

Que se podría traducir por : “Pues bien, querido Meriano, la guerra que nosotros vemos y sentimos contar por quien vuelve es una cosa tan grande y tan simple, que nos sobrepasa, nos aplasta, nos ahoga a  todos; elimina de un  arrebato todas nuestras elegantes complicaciones espirituales – nuestra personalidad! – Y nos hincha el corazón de un solo sentimiento:  una enorme expectativa silenciosa. ¿Quién, en estas condiciones, se  atreve a escribir sobre  la guerra, con alguna pretensión de arte, si no es un imbécil que habla en vacío, es sin duda una víctima, más o menos voluntaria y más o menos admirable o compasiva, de su oficio o de su misión”

I.Pemán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: