Posteado por: ignaciopeman | octubre 15, 2011

The Return

The Return

P.J. Bishop

NIGHT and we heard heavy cadenced hoofbeats
Of troops departing; the last cohorts left
By the North Gate. That night some listened late
Leaning their eyelids toward Septentrion.

Morning blared and the young tore down the trophies
And warring ornaments: arches were strong
And in the sun but stone; no longer conquest
Circled our columns; all our state was down

In fragments. In the dust, old men with tufted
Eyebrows whiter than sunbaked faces gulped

As it fell. But they no more than we remembered
The old sea-fights, the soldiers’ names and sculptors’.

We did not know the end was coming: nor why
It came; only that long before the end
Were many wanted to die. Then vultures starved
And sailed more slowly in the sky.

We still had taxes. Salt was high. The soldiers Gone. Now there was much drinking and lewd
Houses all night loud with riot. But only

For a time. Soon the taverns had no roof

Strangely it was theyoung, the almost boys,
Who first abandoned hope; the old still lived
A little, at last a little lived in eyes.
It was the young whose child did not survive.

Some slept beneath the simulacra, until
The gods’ faces froze. Then was fear.
Some had response in dreams, but morning restored
Interrogation. Then O then, O ruins!

Temples of Neptune invaded by the sea
And dolphins streaked like streams sportive
As sunlight rode and over the rushing floors
The sea unfurled and what was blue raced silver

———————————————————————————————————————–

The Return P.J. Bishop

Traducción I Pemán

De noche oímos la cadencia de fuertes pisadas

De la salida de  tropas, las últimas cohortes partieron

Por  la Puerta Norte. Esa noche algunos escucharon al atardecer

Inclinando sus párpados  hacia  Septentrión.

La mañana atronó y los jóvenes derribaron los trofeos

Y adornos de guerra: los arcos eran fuertes

Pero  bajo el sol solo  piedra; la conquista se acabó

Cercadas  nuestras columnas, todo nuestro ánimo  se derrumbó

En  fragmentos. En el polvo,  ancianos con penachos

Blancas cejas engullidas como   caras quemadas por el sol, 

Fueron cayendo. Pero no más de los que pudiéramos recordar

El viejo lobo de mar, los nombres de los soldados y de  los  escultores.

No sabíamos que el final estaba cerca: ni porqué

llegaba; sólo que mucho antes del final

Muchos deseaban  morir. Entonces los buitres hambrientos

Sobrevolaron más lentamente  el cielo.

Todavía  había impuestos. La sal estaba cara. Los soldados desaparecidos. Ahora  había mucha bebida y lascivia

Las casas  alborotadas toda la noche con altercados. Pero sólo

Por un tiempo. Pronto las tabernas no tenían tejados

Es extraño pero fueron los jóvenes,  casi niños,

Quienes primero abandonaron la esperanza; el viejo aún vivía

Un poco, por fin, un poco de vida en los ojos.

Era la joven cuyo hijo no sobrevivió.

Algunos dormían bajo las ruinas, hasta

Los rostros de los dioses se congelaron. Luego vino el miedo.

Algunos hubieran respondido en  sueños, pero restaurada la mañana

Interrogatorio. Entonces Oh! entonces, oh! ruinas

Templos de Neptuno invadidos por el mar

Y los delfines veloces como arroyos deportivos

Como  luz solar  cabalgó sobre el suelo veloz

El mar se desplegó y lo que era azul se convirtió en plata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: