Posteado por: ignaciopeman | junio 28, 2014

reseña

William Noel Hodgson (3 January 1893- 1 July 1916) era conocido entre sus amigos como el “smiler”, y de ello da cuenta su  mirada apacible e inteligente,   su velada sonrisa que en el retrato hace intuir una sombra de ironía. Poeta de guerra y relator de cuentos durante la guerra bajo el seudónimo de Edward Melbourme., William  se alistó como voluntario en el ejército en el Batallón de Davonshire Regiment con el que participó en las batallas de Loos y de la Somme. En Julio de 1915 fue a Le Havre y estuvo en las trincheras cerca Festubert. Participó en la ofensiva del 25 de Septiembre durante la Batalla de Loos, por la que fue condecorado por la Cruz Militar por haber resistido sin ayuda en una trinchera capturada durante 38 horas. Al año siguiente, en Febrero de 1916  fue destinado a las trincheras en Mametz, llamada Mansell Copse y murió en el primer día de la Batalla de la Somme a los 25 años.

William Hodgson había sido un brillante alumno en Durham School donde fue compañero de habitación y amigo del también poeta de guerra Nowell Oxland, y desde 1911 en Oxford University donde le sorprendió la guerra. Su  volumen póstumo Verse and Prose in Peace and War’  fue publicado en Londres 1917 y el  poema aquí traducido Before Action es posiblemente el más  conocido. Publicado en el Cecil Chesterton’s New Witness el 29 June 1016   dos días antes de morir, premonitorio  de su propia muerte, sabedor que del infierno, de las ametralladoras del enemigo  no era fácil salir con vida. Recuerda  antes de la batalla  la belleza,  las puestas de sol y amaneceres, el pasado feliz, la sensación de que todo aquello es prematuro, la sensación de fragilidad ante la pronta muerta y también de decisión ante la batalla, el poema no promete  un final feliz, no siente que habrá un premio para su sacrificio, su poema resulta sereno,  tiene la atracción de saber qué siente ante el peligro, en los prolegómenos de un asalto, de muerte casi cierta, y aunque en aquella época posiblemente sus familiares, amigos, la propia sociedad hubiera querido oír otra cosa, hoy día lo sentimos cercano, como si lo hubiéramos podido escribir  hace un rato.

Ignacio Pemán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: