Posteado por: ignaciopeman | octubre 13, 2014

Reseña

 

http://www.picturethepast.org.uk/

Teresa Hooley (1888–1973), nacida en el condado de Derbyshire, es conocida fundamentalmente  por el poema sobre la primera guerra mundial aquí traducido A war film. Teresa no participó en la guerra, y no se le conoce implicación alguna como voluntaria o activista ni la muerte en el frente de alguien cercano ya que el único hermano que  participó  -condecorado en la guerra- murió al acabar de la gripe pandémica.  El poema surge como reacción ante las imágenes de un  documental sobre de la retirada tras la batalla de Mon.  La primera intervención del ejército británico en apoyo del francés que se saldó con una sonora derrota de los aliados el 23 de Agosto de 1914  en el pueblo de Mon en Bélgica a continuación de similar derrota en la batalla de Charleroi el 21 de Agosto.

La inexistencia de documentales  en los primeros meses de la guerra y la  posible publicación del poema en el año  1927 en el volumen Songs fo All Seasons  apunta –según sugieren las crónicas del poema- que se tratara del documental realizado en el año 1926 por la  British Instructional Films junto con otros documentales sobre la guerra lo que explicaría el carácter retrospectivo del poema.

El documental -como todos los que se realizaron esta época- tenia por objetivo demostrar el desarrollo de las técnicas militares y el logro heroico y no tanto, como consiguió en Teresa Hooley,   provocar el horror y la angustia. Un documental además  mudo, carente del impacto sonoro de los cañones, ametralladoras, bombas o de la propia voz humana.

Me llamó la atención que el dolor que sugiere no lo fuera ante una experiencia directa, o la muerte de alguien cercano, sino ante una imagen sin sonido,  y ocho años después de terminar la guerra. Ronald Barthes escribió mucho en su Cámara lúcida sobre el poder de la fotografía, su especial capacidad de atraer, la fuera de ese instante retenido, esa mirada que no es literatura, ni  pintura, efecto punzante del “esto ha sido” capaz de remover lo más profundo de cada uno.

Sorprende el poema por la reacción que supone ante esos hombres que en su retirada por los caminos de Mon devolvían su mirada a la cámara, unas miradas que quizás su hermano habría visto,  como llama la atención la capacidad de unas imágenes de provocar  un efecto tan contrario  al que pretendían sus productores, donde pretendían reflejar héroes, ella viera el desastre,  en el didáctico intento del documental el reverso iluminado.

 

Referencias: http://thebioscope.net/2010/02/24/a-war-film/

 

En fin, me llamó la atención de este poema  su carácter premonitorio, su temor a que se pudiera repetir algo igual, incluso lo certero del presentimiento pues al hijo que describe -que podría tener dos o tres años en el poema- le iba a sorprender  la segunda guerra mundial con 18 años una edad perfecta para que le engullera la siguiente guerra.

 

Teresa describe en este poema un instante de su vida cotidiana en el baño de su casa mientras su corazón atenazado por una imagen recrea un pedazo de la historia atroz junto al posible futuro de su hijo, su empatía con la imágenes en movimiento le hace sentir el carrusel de la historia, como propio, en su hijo que ríe en el baño un futuro  que siente  tan directo como si real fuera.

 

Ignacio Pemán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: