Posteado por: ignaciopeman | noviembre 22, 2014

Reseña

Philip Arthur Larkin, (Coventry, Warwickshire, Inglaterra, 1922- Hull, Este de Yorkshire, 1985) fue un laureado poeta, bibliotecario, novelista y crítico de jazz británico.  Hoy es uno de los más reconocidos poetas hasta el punto de que en 2008 The Times  lo nombró el mejor poeta de posguerra de Gran Bretaña.

Hizo sus estudios secundarios en el King VIII School y posteriormente ingresó a Oxford. Fue allí donde comenzó a ser reconocido como poeta. Se ha dicho de él que tiene un estilo sin estilismos, iniciado bajo la influencia de T.S. Eliot (también de Yeats y Auden) fue posteriormente refractario a las vanguardias aunque ha sido reconocido por su capacidad para integrar la tradición de la literatura inglesa con las vanguardias.

Nació después de la primera guerra mundial y fue rechazado por corto de vista en el ejército durante la segunda guerra mundial por lo que no tuvo experiencia directa de la guerra.

Su relación como poeta  con la primera guerra se limita a este poema escrito con motivo de los 50 años del inicio de la I guerra mundial   en 1964     y publicado en la colección Whitsun WeddingsLarkin no se inspira en su propia experiencia, que nunca tuvo, Parece inspirado en una foto de largas colas esperando a alistarse en los primeros días de Agosto, ajenos al horror que les esperaba en días  Nos recuerda esa nostalgia de un mundo perdido con los tiendas, los anuncios de las calles, las casas solariegas.

El poema según expresa su publicación debe ser leído como una sola frase y siguiendo la puntuación. Algunas concretas referencias no son fáciles de precisar. Entiendo que Domesday se refiere a Domesday Book  el Registro medieval -1086-. de tierras y Oval o Villa Park a estadios deportivos. Son referencias bien distintas en un mismo poema

 Entiendo que su referencia a Domesday Book puede verse como  el mundo al que son  arrojados aquellos entusiastas e inocentes jóvenes. ¿Hay entusiasmo que no sea inocente?  En Larkin extiende cierta ternura nostálgica en su mirada sobre aquellas caras que se reflejaban en las fotos de gente haciendo cola para alistarse,  cierta ternura en su despiste. Pero ¿No hay foto antigua que no inspire ternura por aquellas miradas llenas de sueños que nunca se realizaron? Aunque no es lo mismo que la vida te engulla de forma paulatina  con sus enormes fauces a que de la forma más absurda te envíen a un matadero.

El valor de Larkin, nadie lo  duda, está en la claridad de sus imágenes y precisión de su poesía, en la capacidad de aunar  ritmas estrictas –difíciles si no imposible de trasladar al español- e imágenes modernas. Y este poema creo que es un buen ejemplo de todo ello.

Ignacio  Pemán

Referencias.

http://nowrigglingoutofwriting.wordpress.com/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: