Posteado por: ignaciopeman | mayo 19, 2015

reseña

 

 

Charlotte Mary Mew (15 de noviembre de 1869 – 24 de marzo de 1928) escritora inglesa –londinense de Bloomsbury en concreto- de prosa y poesía, admirada por escritores tan diversos como  Thomas Hardy, Virginia Woolf o Siegfried Sassoon se le recuerda por su colección de poesía The Farmer’s Bride que publicó en 1916.  Tenía 45 años al iniciarse la guerra, y durante la guerra vivió en Inglaterra alejada del frente. Soltera no ofreció ni hijos ni  marido  a la guerra ni tampoco hermanos pues los suyos habían muerto antes de la guerra. A pesar de ello sus poemas hablan del dolor de la pérdida. Escribió tres memorables poemas sobre la guerra, el ahora traducido, May 1915,  June 1915  y Cenotaph incluidos en la  antología Poetry of the First World War: An Anthology editado por Tim Kendall.

El poema -frente a lo que podría sugerir el título- no cree en los aniversarios, ni en el recuerdo, lo expresa de forma sutil en su expresiones, en su movimiento, en sus cambios de registro, desde la fe sanadora en el ciclo de las estaciones que une la paciencia de los árboles y el del  luto, se transforma, a través de un movimiento casi imperceptible del seguro al seguramente,  en la fe en un futuro que, en su caos,  todo lo envuelve, que encierra de forma cíclica guerras y amor. Amor y dolor sinónimos en su aislamiento, ciegos a lo que pueda suceder –de lo malo y de lo bueno- alrededor.

El poema May 1915 -frente a lo que podría sugerir el título- no cree en los aniversarios, ni en el recuerdo, lo expresa de forma sutil en su expresiones, en su movimiento, en sus cambios de registro, desde la fe sanadora en el ciclo de las estaciones que une la paciencia de los árboles y el del  luto, se transforma, a través de un movimiento casi imperceptible del seguro al seguramente,  en la fe en un futuro que, en su caos,  todo lo envuelve, que encierra de forma cíclica guerras y amor. Amor y dolor sinónimos en su aislamiento, ciegos a lo que pueda suceder –de lo malo y de lo bueno- alrededor.

Tras la guerra continuó su vida como escritora ayudada económicamente por los muchos amigos escritores que le admiraban. Nunca se casó ni tuvo hijos. Había hecho, según cuentan las crónicas, un pacto con la única hermana de no casarse ni tener hijos dados ascendientes familiares pues dos de sus hermanos habían sido recluidos por enfermedad mental  Ella misma tras la muerte de su hermana en el año 1927 cayó en una depresión, fue hospitalizada en un psiquiátrico  y acabó suicidándose en el año 1928.

Ignacio Pemán

Referencias

http://www.bbc.co.uk/guides/z38rq6f

Perpsectives on War World Petry I Robert C. Evans. Bloomsbury

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: